Skip to content

El Robin Hood posmoderno

2 julio, 2011

Se ha definido la posmodernidad como una revisitación irónica y sin ingenuidad del pasado. Esto es: ya que el pasado (la historia, la tradición…) no puede arrancarse de cuajo sin quedar uno sumido en el silencio y la nada, ¿por qué no, al menos, transformarlo alegremente, domesticarlo, invertirlo incluso? En España el ejemplar más acabado de posmoderno es Zapatero. No podrá cambiar la historia, pero ¿por qué no manipularla a conciencia, revisitarla desde las lentes deformantes de su ideología? Pues bien, nuestro presidente ha reinterpretado también la leyenda de Robin de Loxsley, con nueva escenografía (de las frondosidades de Sherwood pasamos al gris panorama económico) y argumento inverso: porque Robin Zapatero utiliza el dinero de los pobres para satisfacción de los ricos.

La crisis que no supo o no quiso ver arroja ya la cifra de 4.269.360 parados y más de 350.000 pequeñas y medianas empresas extintas. Pese a todo, dos colectivos siguen inmunes al desastre: los políticos y la banca. Dos piezas que se sostienen y protegen mutuamente. Son los bancos los que, después del derroche socialista, compran Deuda Pública (160.000 millones en bonos y letras del Estado). Y es el Gobierno quien, a través del FROB, ha inyectado 9.000 millones en la vejiga del sistema financiero. Las ganancias se privatizan; las pérdidas se socializan. ¡Qué curioso que el político de las escuchas ilegales –Narcís Serra– fuera nombrado Presidente de Catalunya Caixa! Y que, tras una pésima gestión de la entidad, el gobierno le concediera (bajo la supervisión de su apéndice, el Banco de España) 1.250 millones del FROB. Una vez gastado el maná público, Catalunya Caixa ha pedido sin rebozo 1.718 millones más a papá Estado.

Tras muchos debates palaciegos, el PP logró colocar a Rodrigo Rato como Presidente de Caja Madrid. Por lo visto, el cargo está siendo de lo más lucrativo. El ahora presidente de Bankia, junto a dos altos cargos, recibirán una retribución conjunta de hasta 10,1 millones de euros anuales (a los que habría que sumar otros sueldos, dietas y porcentajes de acciones). Mientras los capitostes de la banca hacen su agosto, el dinero de los contribuyentes sirve para lavar sus inmundicias: la matriz de Bankia (BFA) ha recibido 4.465 millones del FROB. Para más inri, los bancos han empleado buena parte de estos fondos –más de 4.000 millones– para pagar jubilaciones anticipadas. Mientras las pymes naufragan, mientras se multiplican los desahucios (un 36% más respecto a 2010), Robin Zapatero sigue socorriendo a sus amigos: los Botines, Serras y Fainés.

[Artículo publicado en el Diario de Teruel (02/07/2011), Diari de Tarragona (04/07/2011), Noticias de Álava (05/07/2011), El Faro (06/05/2011) y en el Diario de Ávila (07/05/2011)].

Anuncios

From → Política

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: