Skip to content

De la generación perdida a la esperanza de Dios

24 agosto, 2011

“La Europa espiritual se rinde. Se rinde por debilidad, por desidia, por indiferencia, por irreflexión. El futuro deberá investigar con exactitud los motivos de esta capitulación vergonzosa”. Así se expresaba Joseph Roth en 1933, en los Cahiers Juifs de París. Palabras de denuncia ante un mundo “amenazado y dominado por el terror” que se entregaba al Tercer Reich, “la filial del infierno en la tierra”. Como telón de fondo, la quiebra de la modernidad –filosófica, religiosa, económica, social y política–, que arrollaba las democracias europeas. El filósofo Jacques Maritain, parafraseando la cita de Péguy (“la revolución social será moral o no será”) afirmaba entonces que una “renovación social vitalmente cristiana será obra de la santidad o no será”. Y es que, ante el imperio de la hoz y el martillo, el fascio y la cruz gamada, “no es organización, es verdad y, digámoslo, santidad, lo que el mundo necesita”.

El siglo XXI amaneció con el derrumbe de las torres gemelas, el choque de civilizaciones y las bolsas de pobreza ocultas tras las bambalinas de las metrópolis capitalistas. La banlieue parisina, los suburbios de las ciudades francesas, ardieron en noviembre de 2005. Con los inicios de la crisis económica, el malestar social se disparó. Grecia se precipitaba a la calle en diciembre de 2008, con una huelga general y guerrillas urbanas. Los “indignados” españoles se organizaron el 15-M. Una protesta pacífica que degeneró en altercados en Madrid y Barcelona, a cuyos políticos se insultó, agredió e incluso confinó en el “Parlament”. Las barriadas inglesas se revolvieron, a su vez, del 6 al 11 de agosto, saldándose los disturbios con miles de detenciones. A todo ello hay que añadir, ya fuera de Europa, las revoluciones y protestas en el mundo árabe, desde octubre de 2010 hasta hoy.

Ante la desesperación de una “generación perdida”, ante el “eclipse de Dios”, ante el naufragio profesional y existencial que aqueja hoy a tantos jóvenes, Benedicto XVI ha lanzado palabras de esperanza. La imagen del Papa de 84 años zarandeado por la tormenta, con la voz frágil y el cabello encrespado era una metáfora de nuestro tiempo. La de quien vivió la crisis de la modernidad –en su caso, el nazismo– y hoy desafía la “dictadura del relativismo” que ha entronizado la posmodernidad. Frente a los callejones sin salida de la droga, la banalización del sexo o el individualismo salvaje, recordaba: “No somos fruto de la casualidad o la irracionalidad, sino que en el origen de nuestra existencia hay un proyecto de amor de Dios”. “No tengáis miedo al mundo, ni al futuro, ni a vuestra debilidad”, nos alentaba: porque Dios trocó la frustración de la cruz en “icono del amor supremo”, “capaz de humanizar a todo hombre”; porque su Hijo nos entregó la “Buena Noticia que devuelve la esperanza al mundo”.

[Artículo publicado en La Opinión de Granada (23/08/2011), El Faro (24/08/2011), La Tribuna de Albacete (25/08/2011), Diario Palentino (26/08/2011), Nueva Alcarria (27/08/2011), Diario de Jerez (30/08/2011) y El Adelanto de Salamanca (03/09/2011)].

Anuncios

From → Pensamiento

10 comentarios
  1. Anónimo permalink

    Enrique, et felicito… Et segueixo ! Si de tant en tant publiques l’enllaç al Facebook ens ajuda a estar actualitzats amb les teves redaccions !Una abraçada artista !

  2. Joan Figueras permalink

    Enrique, et felicito… Et segueixo ! Si de tant en tant publiques l’enllaç al Facebook ens ajuda a estar actualitzats amb les teves redaccions !Una abraçada artista !

  3. Moltes gràcies Joan! Sí, procuro penjar sempre un enllaç al facebook. Una abraçada pianista!

  4. Avelina Guillemett Fusac permalink

    Hola Enrique:
    Me gusta el artículo.

    Pero me falta el final.¿qué podemos hacer?. esta muy bien contrastada y argumentada la realidad actual con enlaces de pensadores importantes para Europa y todo el mundo occidental. Joseph Roth, Peguy,etc.Pero una vez contrastado, qué se puede hacer”?.

    Avelina

  5. Hola Avelina,

    El final está como un ovillo en el resto del artículo: hay que desenredarlo…

    El último párrafo explica cómo sólo de Dios, sólo de la trascendencia proviene la esperanza para la persona y la sociedad. E, indirectamente, anima a seguir la senda que buscaba el millón y medio de personas que fue a la JMJ de Madrid: el ideal cristiano de la santidad (que, según Maritain, es el único que transforma verdaderamente el mundo).

    En fin, siento si era algo enrevesado, pero si hubiera ofrecido el mensaje más claro, más catequético, creo que no me lo hubieran publicado en alguno de estos periódicos.

  6. Avelina Guillemett Fusac permalink

    Si, yo como cristiana estoy de acuerdo con lo que comentas………pero te pediría que de alguna manera, nos ayudes a descubrir argumentos que puedan convencer para hacer a aqueslos de nuestros familiares y amigos que son, a lo más, bautizados,otros ni eso siquiera. Decidme ¡qué!, nos quedamos las mas de las veces sin argumentos en este mundo tan cambiante. Porque lo que a mí me parece claro y diáfano, es facilmente rebatible.

    Perdona, Enrique, no quisiera de ninguna de las maneras iniciar un chat inicuo…….todo lo contrario.
    Saludos

    Avelina Guillemett

  7. Claro, Avelina, te entiendo perfectamente…

    Mira, te recomiendo tres páginas donde encontrarás un montón de argumentos e ideas interesantes sobre el cristianismo. Ya me dirás qué tal:

    http://www.arguments.es/
    http://www.interrogantes.net/
    http://arvo.net/

    Cordialmente,
    Enrique.

    PD: Por cierto, desde ahora hasta el próximo marzo estaré en la recta final de la preparación/escritura de la tesis doctoral, por lo que no sé si podré escribir cada mes o con menos regularidad. En fin, ya se verá!

  8. Rodolfo Plata permalink

    Benedicto XVI esta equivocado al pedir a la juventud que rece por los que se han alejado de la Iglesia ocasionando el eclipse de Dios, ya que lo que debe hacerse es rezar por la Iglesia que ha alejado a los creyentes en su afán de perpetuar la tradición teocrática judeo cristiana. Negándose formular un cristianismo laico enraizado en la tradición greco romana y los valores supremos de la paideia griega de Cristo, a fin de alcanzar la trascendencia humana y la sociedad perfecta practicando el altruismo, el misticismo y el activismo social intensos. El eclipse de Dios, se debe a que fenómenos naturales (la zarza ardiente o fuego fatuo; el pie del rayo que cruzó el altar de Moisés; la nube y los rayos del mito del pacto del Sinaí), fueron explicados por los redactores bíblicos como el encuentro cercano de Dios. Convirtiendo los textos sagrados de las religiones que transitan por la ecumene abrahámica (el Antiguo Testamento o Torah, el Talmud, el Mishná, la Halaja, el Corán, el Libro de Mormon) __en una letrina moral que envenena el alma__ En cambio la vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo iluminan con luz meridiana las jornadas y metas del camino del desarrollo espiritual que recorren los místicos en su búsqueda del encuentro cercano de Dios, unicidad o experiencia de la común unión (el Padre y yo, somos una misma cosa), convirtiendo las disciplinas místicas en medicina del alma http://www.scribd.com/doc/33094675/breve-juicio-sumario-al-judeo-cristianismo-en-defensa-de-las-raices-cristianas-de-europa-laica

  9. Rodolfo,

    Me parece que usted a oído sonar muchas campanas, sin saber muy bien de dónde. Quiero decir, que seguro que habrá leído muchos libros, almacenado datos, pero tiene ud. una confusión mental importante.

    Si su texto fuera más claro, le contestaría; pero es tan confuso, sus afirmaciones son tan extremas e incluso contradictorias, que no encuentro el modo de responderle. Ha hecho usted un auténtico nudo gordiano de ideas y la única forma de desligarlo sería cortándolo con la espada. Pero no se lo voy a quitar. Quede como muestra de la confusión que aqueja hoy a tantas personas.

    Supongo que para entenderle al menos un poco a usted debería leerme el texto que enlaza en su web. Sintiéndolo mucho, no tengo tiempo de leer sus 120 páginas.

  10. Tomy Gonzales permalink

    Me parece que el mayor éxito de Benedicto XVI es que no se transmite él mismo, no, el transmite lo que Dios quiere que sepamos, no tanto lo que nosotros queremos escuchar. Por eso remueve conciencias, por eso que habla claro y se siente la verdad y esta verdad cala hasta lo profundo del corazón.

    Saludos desde Perú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: